Estrategias

Caso Peruano

Políticas públicas y privadas para la detección de transacciones sospechosas en el sector de casinos y salas de entretenimiento.

Renzo Espinoza,
asesor y consultor empresarial.


La prevención del lavado de activos en la industria peruana de los juegos de suerte y azar tiene como ente rector a la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Superintendencia de Banca, Seguros y Administradoras Privadas de Fondos de Pensiones (SBS). La UIF es la agencia central que se encarga de hacer cumplir las disposiciones establecidas por ley en los distintos sectores, a nivel nacional, y de intercambiar información con otros gobiernos del mundo, en la lucha contra este delito.

Para ello, cuenta con el apoyo de distintas entidades del país; entre ellas, la Dirección General de Juegos de Casinos y Máquinas Tragamonedas, reguladora del sector.

En Perú se ha optado por un modelo administrativo en la detección del lavado de activos. De acuerdo a la normatividad vigente, las empresas del sector deben implementar un programa de cumplimiento. Es decir, un sistema de prevención de lavado de activos que involucre, al menos, la designación de un “oficial de cumplimiento” —trabajador de la empresa encargado de vigilar el sistema para detectar operaciones sospechosas—; la realización de un programa de capacitación anual, que será formulado y ejecutado por dicho empleado; la aprobación de un manual interno y un código de conducta; un registro de operaciones, con la información mínima legalmente establecida; la comunicación a la UIF sobre las transacciones sospechosas e inusuales, en un plazo no mayor a treinta días calendario; y una unidad de auditoría interna, que diseñe un plan anual de trabajo que, como parte de sus actividades, considere una evaluación anual del Sistema de Prevención del Lavado de Activos, a fin de verificar que se cumpla lo dispuesto en el manual interno.

El ente rector mencionado recibe y analiza los reportes de operaciones sospechosas e inusuales, enviados por las empresas que explotan los juegos de casino y máquinas tragamonedas, para luego comunicar al Ministerio Público –mediante un informe, nota o reporte– sobre aquellas transacciones que, producto de las investigaciones y estudios respectivos, se presuma, en base a indicios objetivos y probados, que estén vinculadas a actividades de lavado de activos, para que proceda de acuerdo a sus atribuciones.


Antilavado de activos

Trabajo en conjunto

La labor de las autoridades francesas para prevenir que el “dinero” de dudosa procedencia ingrese al sistema financiero a través de las apuestas deportivas.

Renzo Espinoza,
Director de Integridad Deportiva de la
FranCaise des Jeux.


A causa del aumento en potencia de Internet, existe un riesgo real vinculado a la cibercriminalidad. Por ello, las empresas de juegos en línea, como la Francaise des Jeux (FDJ) —operador nacional de lotería de Francia—, deben tomar medidas preventivas contra ataques que pretenden saturar el acceso al sitio web y provocar la ruptura de la continuidad del servicio para los jugadores, así como obtener las identificaciones y las contraseñas de los clientes, un procedimiento conocido en inglés como phishing.

La FDJ ha establecido un sistema de información eficaz, protegido por una línea de defensa, que lucha contra las intrusiones en la red y que, a su vez, emplea medios técnicos (firewall, barrera antispam y filtrado URL) y humanos (un equipo de ingenieros informáticos que controla diariamente el sistema de información).

Según Interpol, en 2012 se habrían gastado 500,000 millones de euros (549.6 millones de dólares) en apuestas deportivas. Estas fueron realizadas en todo el mundo por medio de 5,000 operadores privados, particularmente de Asia. Los países donde los juegos están prohibidos oficialmente presentan mayores riesgos de blanqueo y fraude. La necesidad de una regulación y de un control del mercado de los juegos en línea se volvió flagrante fue reconocida hasta por las asociaciones de operadores privados que inicialmente predicaban el principio de libertad “histórica” en Internet.

El desafío principal en términos de “conocimiento del cliente” en la web es tener la plena seguridad de que la identidad provista por el jugador al momento de su inscripción en línea sea la misma que emplee durante el juego. Con esto se pretende proteger al consumidor; prevenir el juego de menores y el de usuarios compulsivos que estén prohibidos de apostar; el blanqueo de dinero y los fraudes, sobre todo esto último, pues es común el uso de varias identidades falsas en una misma red para obtener dinero sucio que viene del tráfico de drogas u otros delitos: ha establecido conocido en las redes de blanqueo de dinero con el nombre de “mula”.

Para eso, la FDJ ha establecido un sistema interno de control y de comprobación de identidad de sus clientes (seguimiento del trayecto del usuario), particularmente de ganadores recurrentes. Está obligado por ley a identificar a los jugadores que se lleven un premio superior a 5,000 euros (4,596 dólares), que pronto pasará a 2,000 euros (2,198 dólares) con la aplicación de la 4ta Directiva Anti Blanqueo de la Unión Europea para el Sector de Juegos. La FDJ ya tomó medidas para pedir la identidad (nombre, fecha y lugar de nacimiento) de sus ganadores en juegos de azar y de apuestas deportivas, a partir de 300 euros (329.76 dólares), y desde 200 euros (219.84 dólares), en tarjetas de raspa y gana.

Otro tema importante para el Poder Legislativo es la tasa de retorno al jugador (TRJ). Mientras más elevada, mayor interés habrá por parte de las organizaciones criminales transnacionales en usar estos juegos para lavar sus fondos. En Francia tenemos un modelo que cosecha sus frutos con una tasa de 85%, lo que limita ese riesgo. También conviene limitar la oferta de juego, particularmente los de habilidad con relación a los de azar (tarjetas raspa y gana y juegos de edición).

La amenaza de las manipulaciones deportivas se centra en el interés que estas competiciones suscitan en términos de ganancia a menor riesgo para las organizaciones criminales transnacionales. Sobre este punto, la FDJ es colaboradora de Global Lottery Monitoring System (GLMS), plataforma de vigilancia de apuestas deportivas que agrupa 27 loterías a través del mundo y que permite intercambiar informaciones sobre las alertas a nivel mundial.

El gran problema actual en la lucha contra las manipulaciones de las competiciones deportivas, reside en la falta de coordinación entre los operadores de apuestas deportivas, las autoridades de regulación, los responsables del movimiento deportivo y las autoridades judiciales.

Es importante establecer las plataformas nacionales de vigilancia, de alerta y de intercambios de informaciones previstas por la Convención del Consejo de Europa. Francia está creando la suya bajo el apoyo del Ministerio de Deportes con las partes interesadas: La Autoridad Reguladora del Juego en Línea (ARJEL); el Ministerio del Interior, Carreras y Juegos; el Ministerio del Presupuesto, el Movimiento Deportivo y el FDJ.

En Francia es esencial comunicar en tiempo real toda anomalía que aparece sobre uno u otra red (offline y online), y las tentativas de fraude, que pueden hacerse en un tiempo corto y limitado con sumas muy consecuentes. Con este fin, un protocolo tripartito de intercambio de informaciones ha sido concluido entre el Ministerio del Presupuesto, el ARJEL y la FDJ, durante el verano de 2015.

En materia de prevención, la FDJ incluyó una cláusula de integridad en sus contratos de colaboración deportiva, para sensibilizar a las partes interesadas (jugadores profesionales, árbitros, dirigentes, jóvenes en formación) en los riesgos eventuales de las apuestas. Una colaboración conjunta con la Liga de Fútbol Profesional, la Federación Francesa de Balonmano, Baloncesto y Voleibol, y la Federación Francesa de Rugby.


Entrevista a experto

Experiencia Americana

Iniciativas y mecanismos de prevención de lavado de activos en uno de los mercados más grandes de casinos y salas de juego.

Thomas Auriemma,
Miembro del Comité de Cumplimiento de la Penn National Gaming


En Estados Unidos existe desde 1970 una legislación para prevenir y detectar las transacciones de “dudosa procedencia”. La normativa ha venido modificándose y fortaleciéndose, sobre todo luego de los atentados a las Torres Gemelas, en 2001.

Ante estas leyes, los casinos que ganan más de un millón de dólares anuales y los que operan bajo la Ley de Regulación del Juego Indio —que permite el funcionamiento de los “casinos tribales”— deben cumplir ciertos requisitos, al igual que los bancos y otras entidades financieras: elaborar “planes de cumplimiento normativo”, contratar “oficiales de cumplimiento” y enviar reportes de transacciones y actividades sospechosas antes las autoridades, entre otros.

En esta oportunidad, Thomas Auriemma, miembro del Comité de Cumplimiento de la empresa operadora Penn National Gaming, nos explica sobre la experiencia estadounidense en estos temas.

¿Qué tan efectivas han sido los programas antilavado de dinero en los casinos de Estados Unidos?
Pese a los titulares de multas por acaparamiento registrados en la Red contra los Delitos Financieros (Fincen), los programas antilavado de dinero en los Estados Unidos son muy efectivos; especialmente en los casinos.

Mi experiencia en otros países estuvo relacionada a los juegos en línea. Está claro que los operadores online que cuentan con licencias implementan mejor estos programas.

¿Cómo ha sido su experiencia profesional en estos temas?
Estuve involucrado en el desarrollo y revisión de programas contra el lavado de dinero para empresas de casinos y en la capacitación de su personal en los requisitos (y exigencias) que se deben cumplir.

¿Cuáles son las exigencias en prevención de lavado de activos en EE.UU.?
Los mejores ejemplos de requisitos en los EE.UU. pueden encontrarse en las Directrices de Mejores Prácticas de Anti-Lavado de Activos de diciembre de 2014, que fueron publicados por la Asociación Americana del Juego (AGA). Este documento detalla lo que debe incorporar un programa integral y eficaz contra el lavado de activos.

El requisito más significativo es conocer al cliente y el origen de sus fondos. No es necesario para todos los casos, eso sería imposible. Sin embargo, usando un análisis basado en riesgos, un casino necesita examinar a sus consumidores más grandes, especialmente si juegan con dinero en efectivo.

¿En qué rubros hay mayor atención?
El principal interés recientemente está en los casinos tradicionales. No obstante, se está prestando atención al cumplimiento de normativas en empresas de carreras, apuestas deportivas y juegos en Internet.

¿Qué empresas han aplicado las recomendaciones que plantean la AGA en sus directrices?
Todas las compañías de casinos en los Estados Unidos han desarrollado sus programas de cumplimiento, algunos son mejores que otros. El Gobierno Federal, en Washington D.C., junto al Servicio Interno de Ingresos (agencia del Departamento de Tesorería, o Ministerio de Economía del país, encargada de la recaudación fiscal y del cumplimiento de las normas tributarias), han conducido auditorías a compañías de casinos para asegurar que cumplan con las exigencias establecidas. Las debilidades que encontraron fueron comunicadas a los respectivos operadores, en espera de que se implementen las respectivas mejoras.

De esas directrices, ¿cuáles cree que deberían aplicar primero las entidades reguladoras de la industria en Estados Unidos?
Para los casinos es muy importante conocer a sus consumidores. Sería imposible para los operadores de los Estados Unidos saber de todos los patrones. Algunos desean permanecer anónimos y están en el derecho de serlo.

¿Cree que es posible contar con un registro de jugadores para prevenir los casos de lavado de activos? ¿Es necesario en el caso de las personas expuestas políticamente (PEP)?
No es práctico registrar a los clientes, pese a que algunos casinos desean obtener información de ciertos patrones con fines de mercadeo. Respecto a las PEP, es importante para los operadores conocer a estas personas para protegerlos de casos de corrupción gubernamental o actos inapropiados.

Por último, ¿cómo es la relación entre los bancos y los casinos? ¿Cómo pueden mejorar la aplicación de los programas antilavado de activos y de auditorías las relaciones entre las entidades financieras y los operadores de casinos?
Según la legislación de los Estados Unidos, un casino es una institución financiera y es considerada como un banco al momento de enviar reportes de transacciones y de actividades sospechosas. Los mismos requerimientos que se establecieron en estas y en otras instituciones financieras se aplican para los casinos.