Entrevista exclusiva

Experiencia Online
En Gran Bretaña

Las licencias de juego y de software han permitido formalizar al sector británico de juegos en línea, conformado por un 15% del mercado local.

Jenny Williams, ex jefe ejecutiva de la Comisión del Juego de Gran Bretaña

Durante las conferencias conjuntas del Máster Internacional de Ley del Juego (IMGL) y la Asociación de Reguladores del Juego (IAGR), Jenny Williams, ex jefe ejecutiva de la UKGC, nos contó cómo su institución solicitó al Gobierno británico cambiar la antigua legislación por otra que regulara en base a los lugares de consumo y su experiencia de trabajo junto a otras jurisdicciones para iniciar con la tan esperada reforma, que entró en vigencia a inicios de noviembre de 2014. Un interesante ejemplo de cómo regular el creciente mercado de los juegos en línea.

Cuéntenos, ¿qué cambios se hicieron en la legislación del juego online el 1 de noviembre de 2014?
Cuando la Comisión del Juego comenzó a regular el mercado, bajo la legislación del 2005, varios operadores de juego online tenían bases en las islas de Alderney, Isle of Man y Gibraltar, y en países de la UE como Malta, donde podían anunciar, promocionarse y ofrecer sus servicios legalmente.

Nosotros solo estuvimos en posición de regular el 15% del mercado en general. Eso no necesariamente sería un inconveniente, excepto porque no teníamos información del otro 85% de empresas con bases fuera de Gran Bretaña. No sabíamos cómo se desarrollaban ni los problemas que enfrentaban, porque cada jurisdicción tiene sus propias reglas y hace las cosas de manera diferente.

No contábamos con información completa del mercado, lo que podía representar un riesgo. Por esta razón, le recomendamos al Gobierno británico, hace cinco años, cambiar la regulación al “punto de consumo”; y así lo hicieron. Hoy, si una empresa se encuentra en otra jurisdicción y desea operar en Gran Bretaña, necesita una licencia del país.

¿Cuántas empresas online operan en Gran Bretaña, actualmente?
Hay aproximadamente 350 empresas con licencias de operación y 150 con licencias de software.

¿Qué requisitos les exige la Comisión del Juego para operar?
Primero necesitan obtener la licencia. Para ello, deben demostrar que no tienen conexiones criminales y que cuentan con un plan de negocios real, además de mostrarnos el origen y destino de su dinero. También deben hacer pericias de apuestas, aplicar procedimientos de antilavado de activos y demostrar que cumplen con las condiciones de las licencias y prácticas establecidas por la UKGC.

Nosotros otorgamos licencias a las personas que toman las decisiones operacionales de la empresa: jefes ejecutivos y directores de finanzas, tecnología de la información, seguridad y marketing. Estos últimos resultan importantes pues son los que promocionan el mercado del juego online.

Los titulares de licencias personales nos responden de inmediato si algo sale mal. De lo contrario, pueden perder estos permisos.

Cooperación Regional

¿Cómo cree que debe ser la regulación de los juegos en línea? ¿Debe ser un trabajo en conjunto?
La cooperación entre varios países es lo más deseable. Como regulador, usted desea saber qué hacen otras jurisdicciones, qué problemas tienen en el desarrollo de la industria y cómo se comportan los operadores.

Los países que saben cómo hacer las cosas deben compartir información y cooperar con otras jurisdicciones.

¿Podría contarnos cómo fue la cooperación entre Gran Bretaña y los reguladores de Gibraltar, Alderney y otras jurisdicciones?
Nosotros trabajamos muy de cerca con estas jurisdicciones durante la transición a la nueva regulación. Usamos sus conocimientos y experiencias con los operadores en el proceso de entrega de licencias, más que duplicar el esfuerzo que hicieron.

Es evidente que hubieran preferido que el Reino Unido los dejara regular de manera exclusiva a los operadores que suministraban juegos de azar en sus territorios; pero, a pesar de las diferencias políticas, hubo una cooperación bastante constructiva.

¿Cómo ven los demás países europeos al juego online?
En los últimos diez años, varios países del continente dejaron de prohibirlo por muchas razones: preocupaciones por su impacto social, las pérdidas en ingresos fiscales de los operadores terrestres —que vieron cómo migraron los consumidores hacia estos juegos— y los beneficios económicos y sociales de su legalización y regulación.

Existe una amplia diversidad de estrategias de legalización. Algunos adoptan un enfoque británico: más inclusivo, que deja al mercado decidir qué ofertas deben ser reguladas y cómo hacerlo. En cuanto a los impuestos, hay una tendencia a gravar los ingresos brutos del juego (los ingresos procedentes de participaciones o ventas, menos la cantidad pagada en ganancias) y no al volumen de negocios.

También hubo más cooperación. El Foro de Reguladores Europeos y los miembros de la IAGR han compartido experiencias y, por ejemplo, han impulsado iniciativas de buenas prácticas para facilitar la transferencia de los resultados de pruebas de una jurisdicción a otra, disminuyendo así la necesidad de múltiples pruebas e incrementando, en varios países, los montos que los jugadores acumulan en el poker.

¿Qué le recomienda a los países latinoamericanos que desean regular el juego online?
Yo recomiendo, antes que nada, que lo regulen, porque no hay forma de pararlo. La prohibición no funciona. Estados Unidos tiene uno de los mercados más grandes de poker en el mundo, aun cuando este juego es ilegal en sus territorios. Si quieren proteger al consumidor y obtener importantes ingresos fiscales, deben regularlo.

Además hay mejores herramientas de protección y reforzamiento para los juegos en línea. Las máquinas tragamonedas con dispositivos de pago anónimo son más difíciles de regular, por ejemplo. Los juegos online dependen mucho de sistemas de pago y de anuncios publicitarios.

Nosotros vemos quiénes operan ilegalmente y se promocionan a través de avisos. Tenemos acuerdos con compañías de pago —como Mastercard y Visa— y les avisamos para que corten sus vínculos con esos operadores. Las compañías de pago no quieren inmiscuirse con empresas ilegales ni con el lavado de dinero. Este mecanismo nos ha funcionado muy bien.

¿Qué nos puede decir acerca de los sistema de pago para el mercado online, como el bitcoin u otros mecanismos?
La regulación en Gran Bretaña se basa en principios importantes y no tenemos muchas reglas detalladas. Nosotros decimos: si su dinero vale la pena, debe ser regulado. Para ello, se debe seguir una serie de procedimientos para conocer al consumidor y para prevenir el lavado de activos. Si puedes hacer eso con los bitcoins, está bien. Solo necesitamos saber la procedencia y el destino del dinero, y la identidad del jugador.

Aportes a la Sociedad

Un último reporte oficial, publicado a principios de 2015, muestra un incremento del 19% en los ingresos del mercado online de 2010 a 2014. ¿A qué se debe este crecimiento?
Esa información corresponde solamente al mercado que es regulado por la UKGC bajo el Acta 2005; solo un 15%, lo que no nos da una amplia visión de lo que estaba ocurriendo con el otro 85%.

Estimaciones de terceros muestran un crecimiento aproximado de un 45%, entre 2.6 y 2.99 millones de libras esterlinas (entre 3.9 y 4.5 millones de dólares), de 2011 al 2014, impulsado por el crecimiento de los sectores en línea de apuestas deportivas y casinos y por los usuarios que migraron a estos juegos. No hemos detectado un incremento de los problemas de juego en esos años, a pesar del aumento global de la publicidad de la industria presencial y online.

¿Cómo aportan los operadores del remote gambling?
Los operadores de ese rubro pagan cada tres meses uno o más tributos al Servicio de Impuestos y Aduanas de Su Majestad (que se encarga de recaudar y administrar los impuestos en el país), que provienen del 15% de los ingresos brutos del juego.

Esta entidad reportó una recaudación de 171.9 millones de libras esterlinas (más de 261.6 millones de dólares), en un primer informe del juego remoto, después de las modificaciones legislativas en 2014.

En el Reino Unido, a diferencia de algunos países europeos, los ingresos fiscales de la industria no son destinados a buenas causas como el deporte, pero se suman al presupuesto general de la nación.

Los operadores además cumplen con el pago anual de los costos de regular la industria; como los relacionados al cumplimiento de normas, fiscalización e integridad de las apuestas, entre otros.

Finalmente, ¿qué nuevos cambios cree que son necesarios para la regulación de los juegos en línea en Gran Bretaña?
Nuestra legislación proporciona a las autoridades una considerable flexibilidad para responder ante cualquier cambio que se produzca en la manera de vivir de la población. Mientras no se planteen cambios radicales, podremos trabajar de manera constante con la industria, los consumidores y las partes interesadas.

Por ahora, estamos consultando sobre los aspectos relacionados a los delitos de condiciones de licencia y códigos de prácticas, como la implementación de la Cuarta Directiva Europea para la prevención del lavado de activos. También estamos viendo algunos detalles de la regulación del poker, el uso de los BOT y otros softwares, además de añadir algunas cuestiones reglamentarias para los e-sports y revisar nuestras normas técnicas para el próximo año.







Recientes

    ¿Cómo generar engagement en nuestra organización? por Renzo Espinoza
    Edición N°129

    Industria Online en Alderney por Susan O'Leary
    Edición N°129

    Requisitos para Homologar Slots por Renzo Piaggio
    Edición N°129