Entretenimiento y diversión

EL CASINO DE AZUERO

Una nueva inversión en la ciudad de Chitré promete consolidarse como una de las más importantes de la industria panameña.

Helios Navarro, Presidente Corporación BBT


¿Por qué se eligió al distrito de Chitré para la apertura del Casino Azuero?
El futuro del juego en Panamá está más en las provincias que en la capital, donde hay una saturación de casinos. Entonces pensamos que la región de Azuero, cuya capital es Chitré, que tiene un gran potencial; pero que cuenta con poca oferta de juego, acaso por lo demográfico y la renta per cápita. Por esa razón, decidimos invertir en este distrito; y además en un hotel que creo que, por su ubicación y tamaño, es el número uno de la ciudad.

También hemos hecho un casino en donde, aparte de mesas y máquinas, tenemos un bar y una agencia deportiva, que es un complemento perfecto para el hotel que está al lado del salón más importante.

En la ciudad hay alrededor de 60,000 personas, y tiene la renta per cápita más elevada de todo el interior del país, fuera de la capital de Panamá.

¿Qué tan difícil fue invertir en Panamá, respecto a las instalaciones y los permisos?
Hemos obtenido todos los tipos de permisos, ya que no cualquiera puede pedir una licencia en el país. Por ejemplo, los hoteles donde se ubican los casinos deben tener por lo menos cien habitaciones y los accionistas deben ser personas idóneas y homologadas. Todo ello requiere pasar por una serie de filtros; nosotros tenemos mucha experiencia en el mercado y, aunque ha sido un proceso largo, lo hemos cumplido.

¿Cuánto ha sido la inversión del proyecto?
El casino de Azuero cuenta con una inversión de alrededor de los cinco millones de dólares; teniendo en cuenta que solo el derecho por la licencia del casino completo es de un millón de dólares, y el resto está destinado para la adquisición máquinas tragamonedas y la reforma del casino.

Hemos trabajado en conjunto con Multibank, un banco importante en Panamá, que nos ha visto como buen proyecto de inversión y decidió apoyar, en parte, el financiamiento de la inversión del proyecto.

Sin embargo, en Panamá hay pocos bancos que financien el sistema de casinos; pero ellos han visto, en este caso, un proyecto que encajaba perfectamente: estamos ubicados en una zona de crecimiento, en un hotel con altos niveles de ocupación y contamos con la experiencia de este negocio en el país.

Requisitos de Operación

Qué ofrece el casino Azuero al mercado? ¿Cómo se ha implementado?
El casino es de un tamaño adecuado para lo que es la zona, y lo que ofrecemos, básicamente, es un mix: todas son máquinas modernas (Novomatic, Aristocrat, IGT y Ainsworth, entre otros) que en muchos casos no se encuentran en casinos de la ciudad de Panamá.

Aquí el cliente es exigente y conoce las máquinas. Hemos buscado un producto de última generación, y yo diría que con un enfoque muy centrado en el cliente, porque somos el casino de la región de Azuero. Nuestro objetivo es posicionarlo como el casino de los locales; ese es nuestro target. Hemos recibido comentarios muy positivos de los clientes, en cuanto a infraestructura y diseño de interiores. Para nuestro público tenemos diversos shows y sorpresas en los eventos que iremos preparando en adelante.

¿Cuál es la expectativa que se tiene tras la apertura del nuevo Casino Azuero?
Nuestra expectativa es posicionarnos como casino. Tenemos que continuar ofreciendo un buen servicio para que la gente esté contenta en su primera experiencia y busque repetirla.

Además es alta la oferta laboral que se genera en nuestro local. Todos los trabajadores son panameños y, de ellos, un 95% son de Azuero.

El 2015 se presentó una disminución del crecimiento del juego en Panamá. ¿Qué aspectos cree que aún falta por trabajar?
En la capital hay una concentración muy elevada de casinos, ya que se continúan realizando grandes inversiones y siguen entrando nuevos operadores.

Además, el nuevo impuesto —quieran o no— ha modificado un poco la forma de jugar y el cliente se ha ido acostumbrando. En ese sentido, pienso que tendría que haber una reflexión entre los operadores y la administración para ver cómo mejorarlo y ajustarlo. Después de una experiencia de seis meses podemos buscar algún tipo de medidas; por ejemplo en mesas, los extranjeros no deberían pagar impuestos, para generar una ventaja competitiva para el país. De lo contrario, esto significaría una razón para no viajar a Panamá, afectando no solo a los juegos sino también a la industria hotelera y otros sectores.






Noticias Recientes

BetConstruct

Una actividad que promete

Edición N°132