Inicios del Juego en Perú

Historia del rubro


Hugo Sánchez Solari, alcalde del distrito entonces, inauguró la sala al realizar la primera jugada en una máquina tragamonedas marca Baby Fórmula.

Explotar este tipo de equipos era legal desde julio de 1990. Por esta razón, el empresario de origen español Jorge Lamelas Domínguez decidió traer las primeras máquinas tragamonedas a Perú, desde Galicia, fundar la empresa operadora Máquinas Recreativas del Perú S.A. e iniciar un negocio innovador en las calles de Lima.

La aparición de la primera sala de tragamonedas en el país representaría un hito importante para el sector del entretenimiento, compuesto principalmente por el bingo, la lotería, las apuestas de carreras de caballos y las mesas de naipes en hoteles.

Se trataría además de una fuente económica interesante para el país, que atravesaba por una terrible crisis financiera.

Freddy Gamarra, empresario de amplia trayectoria en el sector y actual presidente de la Sociedad Nacional de Juegos de Azar, tuvo a su cargo esta operación, con un equipo de ocho técnicos electrónicos a su cargo.

Con los años se sumaron muchas otras salas de entretenimiento.

Tiempo después las autoridades aprobaron una ley que establece los requisitos para explotar estos establecimientos. Una iniciativa que sería la antesala del largo proceso de formalización, que es considerado uno de los más grandes logros del Estado y de los empresarios que hoy forman parte de la industria peruana de los juegos de suerte y azar.






De juego en el Perú