Análisis de la región

Impacto de la Recesión

Continúan retrocediendo las previsiones de crecimiento para América Latina, donde la desaceleración mundial se ha sentido con mayor fuerza.


Medios especializados, como CNN Money, califican este 2015 como el peor para la región desde la recesión del 2008, pues estuvo marcado por la desaceleración china, el declive del consumo privado y la caída de precios de las materias primas, entre otros.

Según el FMI, es probable que Latinoamérica pase por una contracción del 0.2% el próximo año, y que las demás regiones crezcan un poco más.

Sacudida Carioca

La crisis ha tomado fuerza en Brasil, la primera economía de la región, y amenaza a toda América Latina. La fuerte caída de 4.5% del PIB brasileño, en el tercer trimestre, y la ausencia de una perspectiva de crecimiento en el corto plazo agravan su situación.

La proyección del mercado señala un retroceso del PIB de 3.19% al finalizar el 2015 y de 2.04% en 2016. De confirmarse los dos años consecutivos de recesión, sería la peor crisis del país en 85 años, luego de la de 1930.

A esto se suma la difícil coyuntura política en la que se encuentra inmersa la presidenta Dilma Rousseff, quien podría ser destituida del gobierno tras el juicio político que enfrentará por una supuesta violación a las leyes de responsabilidad fiscal.

Ante este panorama, y con un porvenir poco auspicioso para América Latina, ¿qué acciones debe tomar la región en su conjunto? ¿Qué lecciones se deberían aprender de la denominada zona euro?

Christopher Pissarides, Premio Nobel de Economía 2010, y un grupo experto de panelistas analizaron este complicado tema durante el XXVI Seminario Anual de Investigación del Consorcio de Investigación Económica y Social (CIES), realizado en Perú.

América vs. Europa

En Latinoamérica hay diversos bloques políticos y económicos; pero no hay una debida integración entre estos, que haga posible el fortalecimiento como región ante una situación de crisis.

“Existen muchos rasgos comunes con Europa para avanzar en una integración económica y comercial. Los países latinoamericanos están culturalmente más cerca entre sí que las naciones europeas, y esto podría ser positivo”, explicó Pissarides. Sin embargo, recomendó que no se debe crear una moneda única, porque hay diferentes mecanismos de integración que no han alcanzado aún el libre comercio. En esa línea Alberto Rodríguez, representante del Banco Mundial en el Perú, coincidió que existe aún una brecha entre ambas regiones en lo que se refiere al comercio interregional. “Nuestros clientes no son de Latinoamérica, sino de Estados Unidos y China; mientras que en Europa el comercio interno es muy fuerte. Hay un camino enorme aún por recorrer”, afirmó.

Para Paul Castillo, subgerente de Diseño de Política Monetaria del BCR, es importante también la ejecución de políticas macroeconómicas y comerciales para crear un área común entre comercios, donde los ciclos económicos sean similares.

Para que Latinoamérica retome su rumbo, dependerá además de cómo algunos países de la región —especialmente Brasil y Venezuela— revierten su recesión, y cómo Argentina resuelve su problema con los fondos de cobertura de Wall Street, que son dueños de su deuda.

Por el contrario observamos a otros países que, si bien sus economías se han visto afectadas, no presentan indicadores negativos: Colombia, México, Chile y Perú.

Políticas Sólidas

Los especialistas coinciden en que estos últimos países han logrado “hacer bien su tarea”, lo que les permite sobresalir en medio de esta coyuntura. En México, por ejemplo, hay optimismo por cómo vienen cerrando el año los indicadores económicos. En el tercer trimestre este país presentó un crecimiento por encima del 3% —mayor de lo previsto—, y se espera un final auspicioso del 2015.

Un acuerdo de paz en Colombia parece ser el trampolín que le permitirá alcanzar el 6% de crecimiento anual, según un estudio del Departamento Nacional de Planeación (DNP). “La confianza generará un efecto positivo interno, con aumentos de la tasa de inversión y del consumo en los hogares”, explicó Simón Gaviria, director de dicha institución.

En Perú, las proyecciones están divididas. Por un lado el gobierno calcula un crecimiento del 3.5% en el cuarto trimestre, mientras que la consultora Latin Focus Consesus Forecast recortó su proyección a 2.7% (0.1% menos).

Finalmente, en Chile, las estimaciones de crecimiento se mantienen, y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) ha proyectado una expansión de 2.2%. En su informe además señaló que una reducción del 2% en el crecimiento de la demanda interna en China se traduciría en un impacto negativo de medio punto porcentual en el PIB del país sureño.