Argentina

Motor de las Loterías

El panorama de estos juegos en el país que ha registrado una de las mayores tasas de crecimiento de ventas del rubro en los últimos años.


Todas estas entidades tienen su propia oferta de loterías y establecen acuerdos entre sí para explotar las de las otras.

Los 24 organismos se unieron hace varios años para formar la Asociación de Loterías del Estado de Argentina (ALEA), una organización sin fines de lucro que les brinda asesoría y capacitación en temas de control, fiscalización, modernización y optimización de recursos.

La industria de loterías en Argentina es una de las más importantes del mundo. Según los informes de la Asociación Mundial de Loterías —WLA, por sus siglas en inglés— la LNSE registró, entre 2012 y 2014, una tasa anual de incremento de ventas superior al 17%, muy por encima de otras partes del mundo. Aquel indicador se mantuvo por encima del 20% el año pasado, al menos hasta el tercer trimestre.

Mercado argentino

Para conocer un poco más de este mercado es necesario comprender su oferta y demanda. En Argentina hay loterías instantáneas, pre-impresas, sistematizados —poceados— y quinielas, siendo esta última —de origen rioplatense— la preferida de la población.

“Suman un total de veinte las loterías que realizan cuatro sorteos diarios propios de quiniela, de lunes a sábado. Cabe destacar que se trata de un juego sistematizado en forma online en todo el territorio nacional, al igual que los productos de pozo”, explicó Mario Trucco, director ejecutivo de Alea, en una entrevista para la revista CASINO. Gracias a los convenios establecidos entre las 24 entidades reguladoras, se comercializan dos juegos a nivel nacional: el Loto y el Quini 6, explotados por la LNSE y la Lotería de Santa Fe, respectivamente.

Los datos del Mapa de Juego 2014, elaborado por el área de estadística de ALEA, revelan que existe un total de 25,093 puntos de venta en toda Argentina, entre agencias, subagencias y ambulantes. La mayor parte de ellos operan en la región central del país, en las provincias de Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe, que junto a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, encabezan el ranking de ventas. “(Hablamos), a grandes rasgos, de alrededor de 3,000 puntos de venta en cada una de esas jurisdicciones”, estimó Trucco.

El pago de premios se realiza en estos espacios y, dependiendo de los montos obtenidos, se hace por medio de cheques, luego de las respectivas deducciones e impuestos, conforme a la normativa de cada jurisdicción.

“Luego se corroboran los datos del apostador y se aplican los procedimientos indicados por la Unidad de Información Financiera para la Prevención del Lavado de Activos en la República Argentina”, añadió el director ejecutivo de ALEA.

Aportes al Estado

De acuerdo con la información que brindó Trucco, lo recaudado por las agencias se distribuye de la siguiente manera: un 80% proviene de la quiniela, un 15.5% de los sistematizados, un 3.60% de pre-impresos y un 0.60%, de los instantáneos.

Lo obtenido por cada uno de los reguladores es distribuido, de acuerdo a la legislación de su jurisdicción, a los distintos ministerios, secretarías de deportes, programas o fondos con un destino social. “En algunas provincias estas transferencias se destinan al Poder Ejecutivo para el financiamiento de obras, aportes y subsidios de asistencia social”, explicó el representante de ALEA.

Las loterías generan 240,500 puestos de trabajo directo e indirecto; empleados de los entes reguladores y de empresas cuya actividad es exclusiva en el sector, y de aquellos rubros que, de una u otra forma, se relacionan con esta industria: turismo, construcción, gastronomía, transporte, tecnología, seguridad y publicidad, entre otros.

Cooperación internacional

En la actualidad, Argentina cuenta con una subsede de la Corporación Iberoamericana de Loterías y Apuestas de Estado (Cibelae) —que agrupa a las loterías de Portugal, España y Latinoamérica— en el local de ALEA, en la ciudad de Buenos Aires.

La organización argentina también inauguró, a mediados de setiembre, un nuevo centro de reuniones, cuyas puertas y espacios están abiertos a las actividades de Cibelae y de la WLA.

“El intercambio (de experiencias e información) con organizaciones internacionales es uno de los objetivos primarios de ALEA, porque esa apertura beneficia a las loterías estatales con la posibilidad de establecer y desarrollar vínculos con sus similares de diversas partes del mundo”, contó Trucco.

El año pasado, Argentina tuvo la oportunidad de ser sede de dos importantes eventos del sector: el Tercer Seminario Internacional Experiencia en Entretenimiento y el XV Congreso de Cibelae, en las ciudades de Mar del Plata y Mendoza, respectivamente.

Retos del sector

Al igual que otros países de la región, en Argentina se evalúa la posibilidad de regular el juego online. “Dentro del plan estratégico de la asociación existen numerosos campos y ejes de acción; uno de ellos es el referido a la legislación sobre juego online, que promueve la búsqueda de una homogeneización en la materia y el respeto del principio de territorialidad”, informó Trucco.

De acuerdo al gerente de ALEA, se han elaborado estudios sobre el tema y que sirven de base para futuros avances en materia normativa, conforme al respeto de la autoridad de cada jurisdicción y sus facultades exclusivas sobre la administración de los juegos de suerte y azar.

La asociación también suscribió un convenio de cooperación con la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (AFSCA) para mejorar la regulación de la publicidad de las modalidades de juego en los distintos medios de comunicación. “Se han efectuado 19 infracciones, anuncios de juegos ilegales a través de medios radiales y televisivos. El acuerdo suscripto entre ALEA y AFSCA no fue firmado por tres provincias argentinas. Aun así, tiene absoluta validez”, explicó el representante de la asociación.

La organización también ha impulsado, a partir de noviembre de 2014, seminarios y jornadas de formación y asistencia técnica para los empleados de las distintas entidades administradoras de juegos de azar, como parte de un plan de capacitación. Por el momento, ALEA se prepara para el cambio de sus autoridades que se dará en 2016; y con ese cambio, también para los nuevos objetivos del sector.






De juego en el Perú