Viaje inolvidable

Navidad en Italia

El país de las antiguas fortalezas romanas visto en diciembre, cuando se vuelve uno de los más interesantes y visitados, por sus tradiciones y espectáculos de fin de año.


La mayoría de italianos ama compartir estos momentos en familia. Por esa razón, en las calles y plazas se suele escuchar una frase singular: “Navidad con los tuyos, Pascua con quien quieras”. El espíritu es el mismo en todos lados, aunque las costumbres y las formas de celebrar varían en cada provincia.

Singulares Souvenirs

En el mes de diciembre, los artesanos sacan lo mejor de su repertorio para ofrecerlo a los cientos de turistas que visitan sus puestos, en mercados de souvenirs navideños. Los trabajos más famosos pueden hallarse en stands y tiendas de San Gregorio Armero, una calle de la ciudad de Nápoles, en el sur del país, donde abundan las estatuillas de políticos, cantantes y hasta futbolistas.

Cientos de personas llegan a esta parte de Italia para comprar estas artesanías y los dulces tradicionales. La demanda en Navidad es tan grande que los dueños colocan vallas de seguridad para organizar y ordenar a sus visitantes.

Roma es otro de los pasos obligados de todo tour navideño en Italia. A partir del 8 de diciembre se arman los populares mercadillos de la Plaza Re di Roma y Plaza Ankara, mientras que en otros espacios de la ciudad se colocan gigantes árboles de Navidad.

Ahí los turistas aprovechan para visitar la clásica tienda de juguetes Al Sogno, en la Plaza Navona —conocida por la popular Fuente de los Tres Ríos—, donde abundan los peluches, carros y artículos antiguos que alguna vez vimos en aquellas caricaturas de antaño, cuando éramos niños.

Tradiciones Únicas

La Nochebuena en esta parte de Italia se celebra con un plato de lenticchie con zampone —lentejas con un especial embutido de cerdo envuelto en su propia pata— no a las doce de la noche sino antes; aunque, al igual que en otros países del mundo, la tradición gastronómica varía en otras ciudades. En Milán, la tierra del panetón, las familias se reúnen para degustar pastas al horno hechas con pescados y mariscos como plato principal, y fruta fresca y turrón como un postre necesario para endulzar el paladar.

Calidad e Historia

Esta ciudad también destaca por la feria Green Christmas, que cuenta con distintas secciones de productos de eco moda y cosméticos naturales, entre otros, además de talleres y conferencias sobre el cuidado de la ciudad. Una manera interesante de festejar la Navidad y aprender un poco más sobre el medio ambiente.

Resulta común ver a adultos vestidos de Papa Noel en algunas provincias de Italia, aunque en esta parte del mundo se le conoce como Babbo Natale, quien —dicen las leyendas antiguas— reparte juguetes junto a una bruja buena llamada “la Befana”.

Nochebuena en los Alpes

Las tradiciones varían en el norte del país, justo donde se encuentran los Alpes italianos. En regiones como la de Dolomitas, cae nieve y granizo, por lo que se pueden armar muñecos de Navidad. Algunos pobladores aprovechan las altas temperaturas para prepararse un “sorbete de nieve”: un trago hecho con la nevada y un dulce a base de uvas llamado “mosto cotto”.

Los turistas que visitan esta parte de Italia optan por subir a los nevados para practicar un poco de esquí. Los más experimentados saltan y hacen piruetas en el aire para disfrutar de un invierno lleno adrenalina.

Si hay algo que no es común son los árboles de Navidad. A diferencia de Latinoamérica, los pobladores prefieren armar una especie de estantería en forma pirámide, en la que colocan dulces y los regalos que repartirán el 24 de diciembre.

En la ciudad de Gubbio, en el noreste de Italia, lo hacen de una manera más particular. Cada 24 de diciembre a las doce de la noche se enciende, en una montaña cercana, una enorme instalación de luces de distintos colores que, en conjunto, simulan la forma de un árbol de Navidad y una enorme estrella en la punta que cambia de tonalidad cada cinco minutos.

Las decenas de italianos que se unen para instalar las luces se demoran alrededor de tres meses para culminar sus trabajos. Vale la pena, pues aquella maravilla es ahora considerada como uno de los árboles de Navidad más grandes del mundo.

Dosis de Suerte

Resulta imposible hablar de las costumbres navideñas en Italia sin mencionar las celebraciones por Año Nuevo. Al igual que en la cena de Nochebuena, en algunas provincias se acostumbra comer un plato de lentejas antes de las doce de la noche para tener más prosperidad y abundancia el próximo año.

En Nápoles, Sicilia y Calabria se suelen romper platos, vasos y bandejas para ahuyentar a los malos espíritus.

Algunos pobladores se organizan unos días antes para dejar la calle libre y tirar muebles u otros objetos viejos por la ventana, con el fi n de —cuenta la creencia popular— desprenderse de lo que no sirve, liberarse de todo lo malo que sucedió, y empezar una nueva etapa.

De acá viene la conocida frase “tirar la casa por la ventana”. En otras provincias, los italianos suelen sumergir el dedo en un vaso de vino espumoso para luego pasarlo detrás de la oreja de otra persona y así asegurar su suerte. También suelen regalarse prendas de color rojo entre amigos y familiares, en la medianoche, como una manera de expresar los mejores augurios para el nuevo año.

Últimos Eventos

Italia cuenta con un sinnúmero de costumbres de este tipo y muchas otras festividades para el 31 de diciembre. En Venecia, una de las ciudades más caras del país, se realiza en su única plaza una atrevida fiesta de máscaras que antecede a su popular Carnaval de Máscaras.

En Roma las personas se reúnen en las principales calles y antiguas estructuras del país —como el Coliseo Romano, el Circo Massimo y el Fori Imperiali— para recibir el Año Nuevo con luces y uno de los mejores espectáculos de fuegos artificiales de la región, tal y como lo hacían los antiguos romanos en la era del comerciante Marco Polo. Después de la medianoche, y luego de los abrazos y buenos deseos, vienen los conciertos de artistas italianos y de música electrónica.

En Italia es así, hay para grandes y chicos. Lo único importante es que la experiencia resulte inolvidable.