Economía mundial

El Reto Europeo

La Eurozona ha tenido que enfrentar una crisis global inesperada en los últimos años. ¿Cómo se inició y qué errores se cometieron en el camino?


Entonces, al existir una moneda única, resultaría menos costoso y menos arriesgado realizar actividades comerciales en la denominada “zona del euro”. Sin embargo, en el camino la difícil coyuntura internacional, especialmente la crisis desatada en algunos de estos países, terminó por develar algunos errores que se cometieron en el proceso. ¿En qué se falló? ¿Qué futuro le espera al bloque? Estas y otras preguntas fueron absueltas por Christopher Pissarides, Premio Nobel de Economía 2010, durante el XXVI Seminario Anual de Investigación del Consorcio de Investigación Económica y Social (CIES), realizado en Perú.

Precedentes de la Unificación

Las grandes pérdidas que trajeron consigo las guerras mundiales obligaron a los líderes del viejo continente a formar la Unión Europea y, de esta manera, acabar con los frecuentes conflictos entre vecinos.

“Muchos europeos, principalmente impulsado por los líderes de Francia, pensaban que la cooperación económica uniría a las naciones, y estas ya no seguirían luchando en más guerras autodestructivas”, señaló Pissarides.

Así tenemos como precedente al Tratado de Paris que se suscribió en 1951, basado en la idea de cooperación entre Francia y Alemania. “Luego se desarrollaron acuerdos menores que llevaron a la suscripción del tratado de Roma, en 1947, para la creación de la Comisión Económica Europea, que fue la piedra angular de la Unión Europea”, explicó. En aquel entonces se contaba con seis países miembros (Bélgica, Alemania, Francia, Italia, Luxemburgo y los Países Bajos), los cuales acordaron el comercio libre.

El Nobel de Economía precisó que, en adelante, la nueva integración se produjo en mayor medida, pero de forma gradual. Y aunque inicialmente había cierta renuencia a ampliar la Unión Europea, actualmente cuenta con 28 países miembros.

Primeros Resultados

El éxito también alcanzó al libre comercio y al mercado único, políticas que permitieron que varias naciones europeas resulten beneficiadas.

Para Alberto Rodríguez, representante del Banco Mundial en el Perú, la “máquina europea” se convirtió en una “máquina de convergencia”, que hizo posible que los países más pobres se unieran y crezcan a niveles incluso por encima de los más ricos.

“Esta máquina de convergencia tuvo un efecto importantísimo, no solo en el auge del crecimiento de la Unión Europea, sino de estos países miembros”, afirmó Rodríguez durante el Semanario Anual de CIES.

Por su parte, Paul Castillo, subgerente de Diseño de Política Monetaria del Banco Central de Reserva del Perú, destacó que la Unión Europea nos deja como enseñanza la importancia de la política y el manejo macroeconómico para una efectiva implementación tanto de la política fiscal como de la regulatoria en la unión monetaria.

Fuerza el Euro

Si bien en los primeros años la política monetaria funcionó, el panorama cambió totalmente cuando en el 2008 se presentó la Gran Recesión. Esta crisis mundial, que se inició en Estados Unidos, golpeó fuertemente la Eurozona, donde se registraron problemas en los bancos. La deuda de la crisis develó que la moneda única estaba limitando a los países a responder a la crisis.

“La unidad monetaria significaba la base y el apoyo del mercado único. En vista de lo que sucedió en los años siguientes, se evidenció que la preparación no había sido la adecuada”, enfatizó Pissarides.

Consideró, además, que uno de los errores que se cometieron fue adoptar una moneda única, lo que tuvo implicancias en otras políticas, como la macroeconómica y la fiscal. Otro error fue no prestar suficiente atención a los requisitos para la admisión de las economías que se iban a regir bajo esta política. “Se consideró que era suficiente tener poca deuda, menos del 6%, un déficit debajo del 3% y una inflación no mayor al 12%. Sin embargo, estos requisitos nunca se cumplieron en su totalidad, y algunos países fueron admitidos con una deuda mayor al 6%, como Grecia”, sostuvo Christopher Pissarides. No obstante, según señaló, uno de los más grandes errores fue no contar con una estructura institucional para gobernar. “Se dejó que los países se metieran en debates para encontrar soluciones, y lamentablemente las decisiones que se toman de esa manera no son las correctas”, precisó.

¿Qué se debe hacer?

En los últimos años Europa ha presentado un crecimiento lento, en comparación con otras regiones. Tener una moneda única no es suficiente si no se cuenta con un ente supervisor. El Premio Nobel señaló, además, que los países europeos no han cooperado con respecto a los déficits y niveles de deuda, lo cual ha creado muchos desafíos en esta región.

Por su parte, Alberto Rodríguez sostuvo que, para retomar el crecimiento es necesario emprender algunas reformas. Indicó que la política fiscal tiene que “ponerse en orden” en algunos países y que los programas sociales deberían ser más focalizados.

“Sabemos que Europa va a perder 50 millones de puestos de trabajo en los siguientes 45 años y que, por lo tanto, se requiere flexibilizar los mercados”, afirmó. Christopher Pissarides consideró que Europa retomará su crecimiento cuando el mundo logre salir de la crisis y se empiece a recuperar. Advirtió que una nueva gran amenaza a la economía global podría afectar severamente al Viejo Continente, que no se encuentra listo para resolver otra recesión.






Opinión

    ¿Cómo generar engagement en nuestra organización? por Renzo Espinoza
    Edición N°129

    Industria Online en Alderney por Susan O'Leary
    Edición N°129

    Requisitos para Homologar Slots por Renzo Piaggio
    Edición N°129