Cumbre del año

Reunión Económica Mundial

La Junta de Gobernadores del FMI y del GBM congregó a personalidades de todo el planeta para discutir la manera de enfrentarse a los nuevos retos del mercado internacional.


Impresiones Positivas

En aquella oportunidad el mandatario latinoamericano expresó su satisfacción por la elección de Perú como sede de tan importante evento, y destacó su sólida economía y sus políticas inclusivas. Humala Tasso explicó que el reto de la Junta de Gobernadores es lograr el desarrollo sostenible. “La visión de incluir para crecer es el gran aporte que tiene el Perú para la comunidad internacional”, comentó el mandatario latinoamericano. Del mismo modo, señaló que si bien la actual coyuntura externa es menos abrupta que la del periodo 2008-2009, hoy la problemática es más persistente y afecta las expectativas de crecimiento a mediano plazo de las economías emergentes. "Debemos ver este choque externo de desaceleración como una oportunidad, porque creemos que en el mediano plazo América Latina no volverá a tener tasas de crecimiento superiores al 6%", opinó el jefe de Estado.


Nuevos Retos

Por su parte, Lagarde comparó a las famosas Líneas de Nazca con la manera en la que los gobiernos deben analizar el panorama para tomar acciones y mejorar su situación. “Vistas en el terreno, estas figuras parecen un conjunto de zanjas poco profundas; en cambio, desde el aire dibujan una forma: la del colibrí”, dijo en la sesión plenaria ante las delegaciones presentes. Explicó que, al igual que estos imponentes dibujos, el mundo debe adoptar una perspectiva amplia y tomar aquellas medidas que definirán el destino de millones de personas. Ante esto, Jim Yong Kim pidió a los participantes no tener miedo a tomar acciones difíciles y correctas. "Para reducir la pobreza extrema, de acá al 2030 nuestras aspiraciones deben ser más altas y tendremos que tomar decisiones más duras", dijo en el cuarto día de las reuniones. En la junta de este año se desarrollaron un total de 59 actividades —entre seminarios, foros, sesiones y conferencias—, en las que se abordaron temas relacionados al desarrollo económico sostenible. Por ejemplo, en la apertura del evento “Implementación del programa posterior a 2015”, la directora gerente del FMI habló sobre los nuevos retos de los países y los organismos internacionales para alcanzar la estabilidad macroeconómica, la inclusión social y un manejo responsable de los recursos naturales y las energías. Luego anunció que su institución trabajará en conjunto con el GBM para ofrecer asistencia, apoyo técnico y ayuda a los países en desarrollo.



Iniciativas Ambientales

El cambio climático fue otro de los temas centrales en esta importante reunión internacional. Entre los expositores que promovieron las acciones frente a esta problemática estuvo el actor norteamericano Sean Penn, quien también es conocido por su labor humanitaria en Haití. Frente a los cientos de asistentes, el protagonista de la película Yo soy Sam exhortó a los jóvenes a involucrarse en el cuidado del medio ambiente e impulsar el crecimiento económico. "Antes de ir a tu casa y crear una aplicación, ve a la naturaleza e inspírate (…). Esta es la generación más conectada, pero también la más desconectada de los problemas del medio ambiente", comentó. A su turno, Jim Yong Kim invocó a los jóvenes a “despertar” y “abrir los ojos” ante las cosas malas que pasan en el mundo. “No permitan que los viejos como nosotros destruyamos la Tierra, este planeta va a ser suyo", insistió. Antonio Caño, director del diario El País y moderador del seminario en el que participaron Penn y el presidente de GBM, afirmó que todo lo abordado en Lima no tendría sentido si no se involucra a los jóvenes emprendedores.


Resultados y Conclusiones

Uno de los mayores logros de la junta de este año fue precisamente que captó 15,000 millones de dólares adicionales para el financiamiento climático, en el marco de la COP 21 que se realizará en noviembre de este año, en París. Tras la larga jornada de reuniones, los representantes llegaron a la conclusión de que, luego de la crisis financiera que azotó a los países industrializados en 2008-2009, los riesgos de la economía están virando hacia los mercados que se mostraron sólidos en la década pasada. Estimaron que, después de cinco años de rebaja, América Latina cerrará este año con una recesión del 0.3%. William Cline –investigador del Instituto de Economía Internacional de Peterson, en Washington, y funcionario del Tesoro Público de los Estados Unidos–, estimó que en el mediano plazo la diferencia será entre los países que implementaron políticas más sostenibles —como Chile, Perú, Colombia y México— y aquellos que regresaron a las distorsiones de antaño; entre ellos, Argentina y Venezuela. El futuro que le espera a América Latina no será fácil. La desaceleración china, la dependencia de Estados Unidos y los problemas en Europa terminarán haciendo efecto en los países que no han cambiado su matriz productiva. Tanto el FMI como el GBM coincidieron en que la región no debe perder de vista la lucha contra la pobreza y la exclusión social, para así garantizar una expansión mundial que sea fuerte, sostenible, incluyente, generadora de empleo y más equilibrada.