Mercado en potencia

MUNDO MÁS ONLINE

Cada vez más países apuestan por regular los juegos por Internet. En Europa se plantean proyectos de apoyo intercontinental, y en Latinoamérica una iniciativa comienza a concretarse.


De acuerdo con las leyes vigentes, los operadores deben pagar un Impuesto al Valor Agregado en el país en el que los usuarios adquieren los servicios, y no en los territorios donde tienen sus bases, como sucedía antes. La medida provocó que los gastos de los grandes operadores se incrementaran e incentivó que varias de estas compañías comiencen a fusionarse.

Al verse afectadas, las jurisdicciones donde las empresas online tienen sus bases comenzaron a tomar acciones. Por ejemplo Malta, un país europeo conformado por tres islas y ubicado justo al sur de Italia, renovó su regulador e inició una campaña para promocionarse como un “destino ideal” para este tipo de negocios.

Grandes Avances

Nuevas mejoras pueden encontrarse al otro lado del viejo continente, en las islas de Alderney e Isle of Man, ambas bajo el control de la Corona Británica, pero con sus propios gobiernos y leyes.

Las dos jurisdicciones se unieron a Dinamarca y Gran Bretaña para establecer un marco de evaluación de juegos a distancia para distintos países, como parte de una iniciativa de la Asociación Internacional de Reguladores (IAGR). Si el proyecto se concreta, las empresas suscritas a este marco solo tendrían que probar y certificar sus productos una vez. Luego usarían esta prueba como garantía en los países que forman parte de la iniciativa.

Por el momento, este marco se encuentra en una primera fase y se limita a las operaciones de laboratorios de pruebas externos, y a la evaluación de generadores y números aleatorios (RNG) de los juegos por Internet en los territorios mencionados. La intención, sin embargo, es integrar a más países.

Primeros Resultados

El proyecto de la IAGR fue presentado en su último congreso, celebrado el año pasado en Perú. En esa oportunidad, la revista CASINO conversó con Jenny Williams, ex directora ejecutiva del ente regulador de Gran Bretaña, sobre las nuevas condiciones planteadas por su gestión en noviembre de 2014 para la operación y mercadeo de juegos remotos; entre ellas, las de tener una licencia británica y el pago de impuestos en base a las ganancias brutas generadas por los consumidores ingleses.

Después de la reforma, los juegos remotos —rubro al que pertenece el sector online— generaron en cinco meses lo producido en siete con la regulación anterior: de 777.98 millones de libras esterlinas (cerca de 1,115 millones de dólares) entre abril y octubre de 2014, a 1,471 millones de libras esterlinas (más de 2,108 millones de dólares) de noviembre de ese año a marzo de 2015, según datos oficiales.

La oferta regulada también aumentó en gran medida; pasó de 269 licencias de actividades de juegos remotos en marzo de 2014 a 719 al cierre de setiembre del año pasado. El mercado formal, hasta ese entonces, contaba con 427 operadores.

Nuevos Mercados

De similar manera, el sector de suerte y azar en Internet es regulado en países como Francia, Italia, Bélgica y República Checa.

También existen otras iniciativas que podrían tomarse en cuenta. En Grecia, por ejemplo, las autoridades anunciaron que actualizarán su normativa y que revocarán las 24 licencias existentes. Con esta medida, el Gobierno griego pretende generar hasta 500 millones de euros (más de 555 millones de dólares) al año para financiar el rescate de 240 billones de euros que recibió de la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional en 2011, luego de que su economía decayera.

A varios kilómetros al norte, la autoridad reguladora de los Países Bajos, Kansspelautoriteit, abrió un proceso de consulta para recoger las opiniones del público sobre una nueva estrategia para prevenir el juego compulsivo en este rubro, antes de implementar la respectiva regulación.

Tributación Española

España es otro de los mercados que ha avanzado en esta materia, y uno de los más cercanos a Latinoamérica. En ese país, donde las apuestas y casinos en línea son legales desde hace cuatro años, existe una regulación muy sólida: hay requisitos muy estrictos para homologar los sistemas y lograr licencias, y tasas de impuestos más elevadas que en otras industrias. Las empresas deben incluso invertir muchos fondos en publicidad para atraer a sus jugadores.

La fusión de compañías también afectó a la industria española. “Veo aquí la opción de agrupaciones de empresas para ser más sólidos y grandes. No es un mercado para cincuenta operadores, como hay ahora”, informó Sacha Michaud, presidente de la Asociación Española de Juego Digital, a la prensa local.

Aun con tales condiciones, el rubro registró un crecimiento de 17.2% en 2014, y los pronósticos son bastante positivos para el futuro debido a la alta tasa de usuarios activos y el gran número de personas que se registraron por primera vez ese año. El rubro es visto, del mismo modo, como un generador potencial de empleo activo, pues produjo 70,000 puestos de trabajo directos y 200,000 indirectos. Según el Anuario del Juego 2013-2014, el sector contrata una amplia gama de profesionales: teleoperadores, administradores, técnicos informáticos, economistas y especialistas en posicionamiento SEO, entre otros.

Panorama Latino

En Latinoamérica la situación es distinta. Existen operadores que cuentan con bases en países como Costa Rica y Panamá, desde donde pueden brindar servicios exclusivamente a jugadores extranjeros. Sin embargo, solo la segunda jurisdicción cuenta con una legislación para ello y un órgano regulador.

Pueden hallarse, por el contrario, muchas iniciativas de varios gobiernos interesados en el tema; como México, Brasil —donde la legalización del juego presencial continúa en debate—, Perú y Colombia. Algunos de estos países establecieron conversaciones con las autoridades de Alderney, Malta y Gran Bretaña, entre otros, para elaborar sus respectivos proyectos regulatorios.

Existe también interés en impulsar una regulación común y uniforme en toda la región; más recientemente, también en mejorar la seguridad de estos juegos para proteger los datos de los usuarios y prevenir el lavado de activos, tal como lo demostraron los reguladores que asistieron a las dos cumbres iberoamericanas del juego.

Caso Sudamericano

De ese grupo de países, Colombia es el único que se está alistando para implementar los juegos por Internet. Coljuegos, el ente regulador, culminó hace poco el proceso de consulta pública de un proyecto de resolución que establece las condiciones para operar estos juegos.

De aprobarse esta normativa tal como está, las empresas interesadas en brindar servicios a los colombianos deberán disponer de una página de dominio “.co”, abrir sucursales en el país o constituir una empresa en sus territorios y pagar un impuesto conocido como Derechos de Explotación, que representa la suma de 811 sueldos mínimos mensuales legales vigentes —192.75 dólares cada uno— y el 15% de los ingresos brutos menos los premios pagados proyectados por el operador.

Las autoridades locales estiman tener aproximadamente a 493 usuarios activos apostando 500 millones de dólares (incluidos los premios), el primer año de operaciones.

Por el momento, la industria está a la espera de que la norma se publique. De ser así, Colombia se convertiría en uno de los primeros países en Sudamérica en impulsar una medida de este tipo.






Noticias Recientes

BetConstruct

Una actividad que promete

Edición N°132